¡Auxilio! ¡Mi peludo tiene sarna!

La sarna es una enfermedad causada por pequeños parásitos externos llamados ácaros. Estos pequeños parásitos viven en la piel de nuestras mascotas, algunos están sobre la piel, pero otros hacen canales entre la piel y se alimentan de ella. 

Existen diferentes tipos de sarnas, algunos pueden afectar a animales y a personas, siendo una de las zoonosis (enfermedades que se transmiten de animales a personas) más comunes del planeta, requieren diferentes tratamientos y se contagian de diferentes maneras, por ejemplo, por contacto directo entre un perrito o gatito que esté enfermo y uno sano, por contacto con mantas, juguetes y camas que pudieron estar en contacto con un peludo infectado, contagiando otros perritos o gatitos. 

Es por esto, que es importante que podamos diferenciarlas y aprender de ellas, y así podamos proteger a nuestras mascotas.

La Sarna del PERRO

La sarna más común es la sarna Sarcóptica, es una sarna muy contagiosa y con alto potencial zoonótico, que afecta principalmente a cachorros y animales abandonados, desnutridos y que viven en condiciones de hacinamiento. Rara vez los gatos se infectan, y cuando se infectan suele estar asociado a alguna enfermedad autoinmune donde bajan sus defensas. 

Es producida por un ácaro llamado Sarcoptes scabiei, cuya particularidad es que excava milimétricas galerías o cuevas en la piel donde depositan sus huevos y fecas, generando mucha picazón, irritación y enrojecimiento en la piel. Además, se producen grandes pliegues en la piel, que con el pasar del tiempo, se vuelven de color oscuro, como grisáceo, a esto se suma la caída del pelo. Como estos perritos se rascan tanto, se suelen hacer heridas en la

piel, las que se infectan empeorando más el cuadro. Esta Sarna suele afectar la cabeza, orejas, codos, piernas y abdomen, el perrito esta decaído, con poca movilidad y se ve “nervioso”. 

Es importante tener en cuenta que la población de perros abandonados es la principal fuente de permanencia de la enfermedad y en Chile la sarna es la cuarta causa de consulta por enfermedades infecciosas en perros. 

SARNA NOTOÉDRICA (Notoedres cati) Este ácaro causa lesiones cutáneas localizadas en la cara y
alrededor de las orejas. Sin embargo, si no reciben tratamiento, los animales afectados enferman
gravemente y pueden llegar a morir. Es muy común en gatos, muy poco común en perros y
excepcionalmente podríamos contagiarnos nosotros, pero solo cursaríamos con una dermatitis
transitoria.

Sarna Otodéctica o sarna del oído, a este ácaro le gusta vivir dentro del conducto auditivo de nuestras mascotas, es más común en gatos, pero también la pueden presentar los perros sobre todo en cachorros, más comúnmente en perros de orejas caídas, orejas muy peludas o con el conducto auditivo muy estrecho. Como el parasito está viviendo dentro de la oreja, va a producir otitis (inflamación del oído por dentro) y lo más característico es ver una secreción oscura y barrosa, además de mal olor, incluso si nos fijamos bien, se puede ver el acaro moviéndose como pequeños puntitos amarillos o blanquecinos, ya que es un acaro muy grande y que se puede ver a simple vista.

Una consecuencia común de esta enfermedad son los otohematomas que son hemorragias internas en la oreja, ya que al estar inflamado el oído, provoca malestar y picazón por lo que los perros se rascarán constantemente o sacudirán la cabeza y pueden provocar ruptura de los vasitos sanguíneos al interior de la misma, esto genera que se acumule sangre entre la piel y el cartílago, lo que hace que la oreja se vea como una empanada. 

Sarna del GATO

Como ya dijimos, la sarna de la oreja es mucho más común en gatos, en proporción corresponde al 50% de las otitis en gatos, versus un 10% de las otitis en perro, esta sarna la produce el ácaro Otodectes cynotis, es altamente contagiosa entre nuestras mascotas, y se contagia por contacto directo entre un perrito o un gatito enfermo. Veremos a nuestra mascota rascarse mucho, sacudir la cabeza constantemente, bajar la oreja afectada, estará inquieta, perderá el pelo de la zona por el excesivo rasquido, y además puede producir sangrado de las orejas e incluso perforación del tímpano.

La Sarna notoédrica, es la sarna más común en michis, es un ácaro que produce una signología similar a la sarna sarcóptica en perros, ya que este ácaro excava túneles en la piel donde posteriormente, depositará sus huevos, es una sarna altamente contagiosa, pudiendo contagiarse por contacto directo entre dos gatitos, o por un objeto como una manta, donde estuvo el gatito enfermo. Nuestro gatito tendrá mucha picazón, perderá el pelo de la zona, la piel se verá engrosada y estará con costras, estas lesiones suelen estar localizadas en la cara, alrededor de las orejas y podría presentarse también en patas delanteras. Estos michis, si no reciben atención veterinaria, pueden enfermar gravemente e incluso llegar a morir. 

Es importante que sepas que no todas las sarnas se tratan de la misma manera, ya que algunos medicamentos que pueden ser usados en perros, son tóxicos para los gatos, además, el control periódico del veterinario es importante para detectar estas enfermedades y tratarlas a tiempo. 

Nunca trates de aplicar productos, como por ejemplo, aplicar aceite quemado sobre su piel, parafina, limón, vinagre o bicarbonato de sodio, ya que estos productos pueden irritar aún más la piel y le estarás generando mucho dolor, siempre visita a tu médico veterinario, quien realizará exámenes para saber exactamente qué tipo de sarna tiene tu mascota, además, te indicará el tratamiento más adecuado. Evitemos que nuestros peluditos lo pasen mal. 

Actualmente existe un tratamiento que elimina hasta la sarna más difícil con una sola dosis, ¿quieres saber más? Ingresa aquí


Ante cualquier duda o emergencia, puedes encontrar tu clínica veterinaria más cercana

Conoce más de Bravecto® y adquiérelo en tu clínica veterinaria más cercana.

Compartir: